Melissa Trojani

Melissa Trojani

Head of User Experience Design

Milán, Italia

THE TECH MUM

¿Cómo ha sido tu trayectoria en Luxottica y dónde te encuentras ahora?

Mi primer día en Luxottica fue el 11 de noviembre de 2013.
Cuando empecé, era la única diseñadora con experiencia de usuario en Luxottica, dentro del equipo de e-commerce que se acababa de crear, integrado por una decena de personas.
Ahora dirijo un equipo de siete diseñadores, dentro del departamento digital en el que donde trabajan más de 120 personas.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Me encanta el hecho de poder poner lo que sé al servicio de las personas para facilitarles la vida. Y también poder trabajar con marcas tan conocidas y prestigiosas.

¿Cuáles son las aptitudes más importantes para tu trabajo?

El espíritu de observación, para tomar nota de los detalles que marcan la diferencia.
La empatía, para ponerse en la piel de los usuarios.
La creatividad, para encontrar la mejor solución a los problemas con los que nos encontramos.
La mediación, para hallar siempre el justo equilibrio entre las necesidades de los usuarios y las necesidades de la empresa.

¿Cuál es el mayor reto al que te has enfrentado y cómo lo superaste?

Cuando entré en Luxottica, el pequeño departamento digital que había solo trabajaba con agencias externas. Cuando me presentaba como diseñadora, me recibían con estupor y una pizca de reticencia.
Tuve que demostrar las ventajas de internalizar el proceso de diseño, tanto en lo relativo a los plazos como a la proximidad a los objetivos de la empresa. El resto del trabajo lo hicieron los resultados, además de una cultura abierta al cambio y dispuesta a aceptar desarrollos positivos.

¿Cuál es el proyecto más complicado en el que has trabajado? ¿Cuál fue el resultado?

Sin duda, el más complicado fue el primer proyecto que diseñamos de forma interna, en el ya lejanísimo 2014: Ray-Ban Remix, un servicio que te permite personalizar tus gafas de sol Ray-Ban que sigue siendo una de las funciones estrella de la página web. Fruto de mucha investigación, experimentación y «test de guerrilla», así como de un equipo que se enfrentaba por primera vez a un proyecto de diseño interno.
El éxito del proyecto me hace sentir orgullosa como mujer además de como diseñadora: cuando lo diseñé, estaba esperando mi primera hija y estaba embarazada de ocho meses. Es mi «We can do it» personal.

¿Qué consejo les darías a los estudiantes universitarios o jóvenes profesionales que están pensando en hacer carrera en el mundo digital?

Sed observadores, comportaos como científicos, experimentad. Este mundo está en constante evolución; y quien se aferre a sus propias ideas sin abrirse al cambio está condenado a quedarse atrás en cuestión de pocos meses.

¿Cómo funciona la colaboración en tu oficina?

A veces, ¡parece muy caótica! Hay grupos de personas que hablan entre sí y trabajan juntos en cada esquina. Pero justo eso es lo bueno: no hay un solo proyecto que se lleve a cabo sin la participación de los demás equipos y sin solicitar la contribución de todos.

¿Existen oportunidades para que seas mentor o ayudes a los compañeros con menos experiencia a crecer? ¿Te parece importante?

Dado que dirijo un equipo, esto forma parte de mi trabajo. Es la parte que considero más importante y gratificante.
Para mí es un deber diario ayudar a los jóvenes de mi equipo a crecer, a desarrollar su talento; incitarlos a no conformarse con los éxitos conseguidos, sino a buscar una mejora constante. Y lo hago estableciendo un diálogo abierto, basado en la confianza y en la escucha mutua.
Es importante, porque en ello se basa el bienestar y la salud del equipo. Y, cuando las personas se sienten bien, pueden marcar la diferencia en cualquier proyecto.

¿Cuál es la lección más importante que aprendiste aquí?

Ninguna persona es una «isla»: el secreto del éxito está en saber escuchar, pedir ayuda, expresar abiertamente nuestras dudas y certezas y comentar las cosas siempre. Porque no hay ideas buenas o malas: las mejores ideas siempre surgen de la colaboración.

¿Consigues conciliar tus objetivos personales con tus objetivos profesionales en Luxottica?

En estos 6 años, me he casado y he tenido dos niñas. Me promocionaron a responsable después de haber tenido la primera niña, y fui promocionada de nuevo mientras esperaba la segunda.
Mi familia y mi carrera han crecido en paralelo y al mismo ritmo, y ninguna de las dos ha supuesto un obstáculo para la otra. Es más: creo que cada uno de estos dos aspectos se ha visto beneficiado por la satisfacción que me ha generado el otro.